,

Extorsión telefónica, cómo manejar la amenaza

La extorsión telefónica es un flagelo en América Latina. Cualquier negocio o persona en la región está expuesto a esta amenaza, directa o indirectamente. Para muchos, estas llamadas son solamente incómodas pero, debido al uso de métodos cada vez más variados y personalizados, pueden volverse demasiado graves.

El método habitual de los estafadores que buscan convencer a blancos aleatorios de que un ser querido ha sido secuestrado sigue siendo popular. Sin embargo, la capacidad para descubrir o comprar datos personales y corporativos ha dado pie a nuevas amenazas.

Grupo IRENA ha asesorado a decenas de clientes en Latinoamérica sobre cómo evitar ser víctimas de estos intentos de extorsión, cómo enfrentarlos cuando surjan y qué medidas tomar posteriormente. Nuestra Línea de ayuda de emergencia, Irena 24, funciona 24/7 para ayudarle a lidiar con estas amenazas y hacerle sentir seguro.

MEJORES CONSEJOS PARA MANEJAR LAS EXTORSIONES TELEFÓNICAS

Cuelgue – los extorsionadores hacen cientos de llamadas. Lo más probable es que colgar los haga desistir.

No conteste llamadas de números desconocidos – si alguien realmente quiere comunicarse con usted, le volverá a llamar.

No confíe en su oído – ese niño que llora no es su amado bebé, es un sonido grabado.

No les diga nada – intentarán obtener información de usted para que la estafa parezca real.

No vaya solo – pueden tratar de aislarlo, facilitando así la manipulación. Manténgase cerca o póngase en contacto con alguien que sepa dónde está.

MODUS OPERANDI

Los fundamentos de cualquier extorsión telefónica siguen siendo los mismos: infundir miedo a la víctima, obtener rápidamente información útil y solicitar un rescate/pago rápido.

Las autoridades mexicanas califican a estos crímenes como ‘secuestro virtual’ porque la mayoría siguen involucrando que los criminales que le digan a la víctima que un ser querido ha sido secuestrado y que se debe pagar un rescate inmediatamente para asegurar su liberación.

Dado que las pandillas involucradas hacen miles de llamadas para atrapar a las víctimas, las mentiras se vuelven más frustrantes. Le pueden avisar al sujeto que están hablando con un miembro de la familia que necesita dinero urgentemente. Pueden fingir ser de un cártel que busca dinero a cambio de protección o incluso decir que están viendo su casa en ese momento. Esto puede sonar aterrador, pero es muy poco probable que sea cierto. Las investigaciones han encontrado que la mayoría de estas estafas provienen del interior de cárceles mexicanas.

Otra técnica popular es llamar a residencias adineradas a mediodía, cuando es probable que una empleada doméstica esté sola en casa. El delincuente se hará pasar por el abogado o el notario de la familia y dirá que necesita fondos urgentemente para una transacción o contacto importante. Esto ha resultado exitoso ya que las empleadas/personal probablemente saben dónde se guardan los objetos de valor y pueden tener miedo de perder su trabajo si no cumplen.

 

EJEMPLO DE UN CLIENTE DE GRUPO IRENA

Otra técnica popular es llamar a residencias adineradas a mediodía, cuando una empleada doméstica u otro empleado puede estar solo en casa. En el domicilio de un cliente de Grupo Irena, el delincuente se presentó como el abogado de la familia que necesitaba fondos de emergencia para establecer un contacto importante. Esto resultó efectivo porque el ama de llaves sabía dónde estaba la caja fuerte y temía perder su trabajo. Afortunadamente, su patrón llegó a casa a tiempo e inmediatamente colgó. Esto demuestra la importancia de hacer que cualquier miembro de su equipo/personal conozca estas amenazas.

Por lo tanto, recae en las personas, familias y negocios el protegerse a sí mismos y sus intereses de antemano:

Cuando recibe una llamada de un número desconocido

  • ¡CUELGUE! Recuerde, la extorsión solo funciona si relaciona con el criminal. La mejor manera de evitar esto es simple. Cuelga y lo dejarán en paz.
  • No conteste llamadas de números desconocidos en el primer intento (si alguien realmente quiere hablar con usted, le volverá a llamar). Si responde, en cuanto le parezca sospechoso, ¡cuelgue! La gran mayoría de los estafadores se dará por vencido en este punto.

Si comienza una conversación

  • La información es poder! Los estafadores van contrarreloj, quieren tomar las pistas que les dé para dar veracidad a su historia
  • No crea sus mentiras: Los delincuentes pueden reproducir una grabación con la voz asustada de una mujer o de un niño. Esto es con la esperanza, por ejemplo, de hacer que un padre consternado diga el nombre de su hijo. Si le preocupa el paradero de su ser querido, llámelos o comuníquese inmediatamente con su cuidador/maestro/compañero de trabajo para localizarlo.
  • La verdad puede esconder una mentira: Muchas víctimas han caído en una extorsión porque los delincuentes tienen información real. Cierto, escuchar a un extorsionador referirse a usted por su nombre y saber dónde vive es aterrador. Pero, es más que probable que hayan comprado una base de datos de nombres y direcciones y estén buscando víctimas. No le están apuntando personalmente.

Presión verbal y trucos

  • Tómelo con calma: Como mencionamos anteriormente, la velocidad lo es todo para un estafador. Son muy hábiles para analizar información, declarar su demanda de rescate y hacer todo lo posible para que la persona pague. Esto incluye no darle un instante para respirar o pensar. Ladran las órdenes, repiten las demandas, hacen amenazas para mantener a la víctima fuera de balance. Responda haciendo preguntas detalladas. La demanda garantiza que el ser querido está a salvo. Haga preguntas que solo la persona supuestamente secuestrada podría contestar.
  • Alerte a su familia y amigos: Una vez más, es muy poco probable que hayan secuestrado a su hijo/cónyuge/padre/familiar de su elección. Sin embargo, para estar seguro, cuando esté en una llamada como esta, comuníquese con su red. Esto hace que sea más probable encontrar a la persona si no le respondieron, y también le permite a otras personas saber lo que está sucediendo.
  • No vaya solo: Es peligroso. Cuando una víctima se relaciona con el criminal, una táctica común es aislar a la persona. Se le puede pedir que salga de su casa u hotel, compre otro teléfono celular, deposite dinero en un banco y recibirá amenazas si no cumple de inmediato.
  • Ignore al policía bueno/policía malo: Para mantener a la víctima fuera de balance, los extorsionadores pueden variar entre amenazas directas, prometiendo violencia sobre la persona secuestrada si no se paga un rescate, y engatusando, jurando que todo estará bien si se cumplen las demandas.

¿Cómo puede ayudarle Grupo IRENA?

Grupo Irena está aquí para ayudar a sus clientes a lidiar con cualquier intento de extorsión. Si tiene alguna duda o preocupación durante o después de una extorsión telefónica, llámenos inmediatamente. Realizaremos un análisis detallado y metódico del evento y lo guiaremos en cuanto al mejor curso de acción. Si se siente inseguro, también podemos desplegar una patrulla para brindar seguridad en su hogar y oficina.